Camino del Norte | Experiencias

Buena Experiencia. Estupendos lugares para visitar (Mondoñedo o Sobrado) pero mucho asfalto.

Me ha gustado muchísimo, ha sido una experiencia única, unas vistas impresionantes, una gastronomía fantástica y una gente extraordinaria.

Molto più faticoso rispetto al francese (fatto nel 2011); molto bello, paesaggi stupendi, spiagge incantevoli, gente cordiale; la segnaletica carente in alcuni punti;esperienza senz'altro positiva; lascia sempre dei segni nel cuore!!! Quest'anno poi abbiamo vissuto la tragedia del treno:sconvolgente.

Este camino es muy interesante, las etapas del P. Vasco son espectaculares aunque también muy duras con tramos muy abruptos. La parte de Cantabria es un poco decepcionante ya que aunque los paisajes son también interesantes se va prácticamente siempre por asfalto.

La experiencia ha sido estupenda. Hemos gozado de un tiempo envidiable, ni una nube durante los 5 días, sol y días claros. El camino es precioso, paralelo al mar, bosques y montañas continuadas. Algún tramo de carretera.

Es el camino que más me gustó, he hecho el francés, el aragonés y la vía turonensis también. Y ahora quiero hacer el primitivo con el del norte. Entonces no creo que haga falta decir que la experiencia es de 10 y se lo recomiendo a todo el mundo.

Lo valoro muy positivamente y sí que me a gustado, no es el primero camino que hago

Pocos peregrinos en mayo y buen ambiente. Cambia al llegar a Arzúa (Camino Francés).

¡Me ha encantado! Hay que vivirlo para describirlo ya que cada cual lo hace por sus razones, pero es una experiencia muy buena.

La experiencia muy buena, para repetir, me ha encantado el paisaje y sobre todo la gente del camino.

Fue una experiencia inolvidable, también gracias al buen tiempo. Combinamos el Norte con el Primitivo. Por la costa con unas vistas magníficas al mar, y en el tramo de montaña las panorámicas. Ambiente acogedor, poco frecuentado.

Ha sido mi primer camino y la experiencia no ha podido ser más positiva y gratificante. De hecho, creo que siempre que sea posible volveré al Camino de Santiago como parte de mis días de vacaciones.
El paisaje, mezcla entre la montaña-monte asturiana, o gallega, y el mar es impresionante. Ni con el transcurrir de los días se reduce el asombro ante los paisajes, o la aparición del mar cantábrico, frente a tus ojos.