Alcalá la Real

Servicios:
Habitantes: 
22.682
Municipio: 
Alcalá la Real
Provincia: 
Jaén

Alojamientos en Alcalá la Real

 
18 €
 
28 €
Céntrico
 
24+ €
 
40+ €
Céntrico
 
27+ €
 
55+ €
Céntrico
 
55+ €
 
66+ €
Céntrico
 
65 €
A 400 m del centro histórico
 
45+ €
 
50+ €
A 300 m del centro histórico
 
35+ €
 
50+ €
Centro histórico
 
57+ €
A 500 m del centro

Notas destacadas

Es la capital de la comarca jienense de la Sierra Sur, que incluye zonas de serranía y de campiña donde el protagonista es el olivar. La localidad se halla a 1.000 metros de altitud, por lo que las noches son siempre frescas incluso en pleno verano.

El nombre viene del árabe al-Qal’at que significa la fortaleza, en referencia al gran castillo de la Mota que domina la villa, con tres recintos amurallados –la medina, la alcazaba y el alcázar– y cuya construcción comenzó en tiempos del califa Al-Hakem II. El dominio musulmán sobre Alcalá se prolongó durante más de seis siglos, desde el año 713 hasta 1341, cuando fue conquistada por las tropas de Alfonso XI de Castilla, quien le concedió el título de Real.

En la fortaleza de la Mota podemos ver las huellas sucesivas de los gobernantes omeyas, almohades, nazaríes y castellanos. Durante la visita, además de su alcazaba y la iglesia abacial, conoceremos espacios sorprendentes como las bodegas, los aljibes, el bahondillo (antiguas cuevas), un nevero (pozo de hielo) y la red de galerías subterráneas que constituían una verdadera ciudad oculta. Más info: Fortaleza de la Mota.

También os recomendamos visitar el yacimiento arqueológico de la Domus Herculana (en la céntrica calle de La Tejuela, a pie del camino de salida), casa romana de los siglos I-III d.C. cuyos restos han sido preservados en el patio trasero de un edificio moderno. La visita es gratuita; sólo días laborables, de 8:00 a 15:00 y de 16:00 a 20:00.

Muchos defienden que aquí nació Juan Ruíz de Cisneros, más conocido como el Arcipreste de Hita (1284-1351), autor del Libro del Buen Amor, obra cumbre de la lírica medieval. También era alcalaíno el escultor barroco Juan Martínez Montañés (1568-1649), máximo exponente de la escuela sevillana de imaginería; la perfección de sus tallas le mereció ya en su época el apodo –un tanto sacrílego– del Dios de la madera.

El plato estrella de la cocina local es el pollo a la Secretaria o a la Alcalaína, un guiso que –según cuentan– nació fruto de un despiste u olvido, si bien existen varias versiones de dicha anécdota. Sería como un arroz de pollo, pero sin arroz: primero se dora el pollo troceado en una cazuela, se le añade ajo, cebolla y tomate triturados, y finalmente se cuece a fuego suave en el caldo hecho con sus higadillos y diferentes verduras.

Cultura e Historia

Alcalá la Real, capital de la comarca de la Sierra Sur, está situada en el límite meridional de la provincia de Jaén y cuenta con 22.000 habitantes. La ciudad, declarada Conjunto Histórico Artístico, está dominada por la gran fortaleza de la Mota, que ocupa el cerro homónimo a 1.070 metros de altitud; la fortaleza, con sus murallas y la torre de la alcazaba, así como la red de atalayas ligadas a la misma, comenzó a ser restaurada a partir de 1990 y hoy está calificada Bien Cultural de Andalucía.

Resumen histórico:

Si bien existen en los alrededores vestigios de ocupación humana desde el paleolítico y de las edades del Cobre y del Bronce, el origen de la villa se atribuye a los íberos, asentamiento que se prolongó en época romana y tardo-romana. Los musulmanes llegaron a la localidad en el año 713 d.C.; entre los años 822 y 852, durante el reinado del califa Al-Hakem II, se procedió a la construcción de toda una red de atalayas y fortalezas para proteger el territorio de las incursiones de los escandinavos, entre ellas la importante Mota de Alcalá. 

La primera conquista de al-Qal’a por los cristianos tuvo lugar en el año 1074, bajo el  reinado de Alfonso VI, pero pronto la villa volvió bajo poder musulmán. Durante el siglo XII la población dispuso de amplia autonomía (fue independiente del poder norteafricano —los almorávides— entre 1145 y 1149); este protagonismo se debió en gran parte al gobernador de la fortaleza ’Abd al-Malik. Fue la época en que la ciudad alcanzó un mayor desarrollo y esplendor en las artes y las letras, destacando la figura de Ibn Said al-Magribí.

Durante los siglos XIII y XIV Alcalá la Real pasó a ser ocupada sucesivamente por musulmanes y cristianos, hasta la conquista definitiva en 1341 por las tropas de Alfonso XI, rey de Castilla. Este mismo monarca fundó una abadía bajo su patronato, sufragánea de la diócesis de Toledo y que dispuso de jurisdicción propia. Fruto de este período son la iglesia Mayor Abacial y el Palacio Abacial en el Llanillo.

Durante 150 años, hasta la conquista del reino de Granada en 1492, Alcalá la Real se convirtió en el punto de concentración de las tropas que los reyes de Castilla utilizaban para realizar sus incursiones en territorio nazarí. A partir de entonces, finalizada la contienda, la población fue abandonando el recinto de la Mota para establecerse en sus laderas, formando arrabales. Así, en 1560 la Mota ya sólo acogía a 200 vecinos mientras que en su exterior residían más de 2.000. Este proceso de despoblación continuó en el siglo XVII, cuando tan sólo vivían en el interior del recinto amurallado las autoridades civiles, religiosas y algunos cargos vinculados a ellas; en el siglo XVIII también el Cabildo Municipal trasladó sus dependencias a la parte baja.

Durante la invasión francesa resultó volada una parte de las murallas de la Mota y su torre de la Mazmorra. En 1810 la iglesia fue desmantelada y utilizada como almacén y dependencia para usos militares; en su retirada los franceses la incendiaron, provocando que parte de la bóveda de la nave se desplomase. Las reformas liberales del siglo XIX y el concordato con la Santa Sede de 1851 conllevaron el fin de la abadía, aumentando con ello el abandono y deterioro de la iglesia, que sería convertida en cementerio local. A finales de 1874 un terremoto produjo el derrumbe de las bóvedas de crucería y la capilla mayor. La restauración del conjunto no fue acometida por la administración hasta 1990, y en la cual ha participado activamente la Escuela Taller municipal.

Principales monumentos

Conjunto monumental de la fortaleza de la Mota y su alcazaba, iglesia de Santa María la Mayor (o iglesia Abacial), Pilar de los Álamos, Palacio Abacial (oficina de turismo y museo de Alcalá), centro histórico, ayuntamiento, iglesia de la Consolación, iglesia de las Angustias, iglesia de San Antón, iglesia de la Encarnación, yacimiento arqueológico de la Domus Herculana.

Fotos de Alcalá la Real

Fortaleza de la Mota en Alcalá la Real
Fortaleza de la Mota, Alcalá la Real
Excavaciones de la Domus Herculana en Alcalá la Real
Palacio Abacial y museo de Alcalá la Real