Fisterra

Servicios:
Habitantes: 
5.132
Municipio: 
Fisterra
Provincia: 
La Coruña
El Faro de Fisterra se encuentra a 3 km del pueblo, en el extremo del cabo, y se puede acceder por una carretera. Allí hay un bar-restaurante y un pequeño hotel.

Alojamientos en Fisterra

 
8 €
Céntrico
Abierto: 
Todo el año
 
15 €
 
36 €
 
60 €
junto al castillo, a 200 m del casco antiguo
Abierto: 
Todo año salvo un periodo vacacional en diciembre
 
12 €
 
30 €
 
35 €
Próxima al casco antiguo y al castillo
Abierto: 
De Semana Santa al 31 de octubre
 
13-15 €
 
23 €
 
33 €
A 200 m del centro
Abierto: 
Todo el año (en temporada baja previa reserva)
 
12-15 €
 
40-45 €
Céntrico
Abierto: 
Todo el año
 
15 €
 
30-35 €
 
40+ €
A la entrada, en el casco antiguo
Abierto: 
Del 1 de marzo al 30 de noviembre
 
15 €
 
35 €
A 100 m del casco antiguo
Abierto: 
De Semana Santa al 30 de noviembre
 
14 €
A 200 m del casco antiguo
Abierto: 
Del 1 de mayo al 31 de octubre

Notas destacadas

En la oficina de información turística, sita en la plaza de la Constitución, nos entregarán la Fisterrana, un documento similar a la Compostela –pero laico y en galego– que acredita que hemos realizado el camino desde Santiago hasta aquí, el Fin del Mundo.

En la oficina de información turística, sita en la plaza de la Constitución, nos entregarán la Fisterrana, un documento similar a la Compostela –pero laico y en gallego– que acredita que hemos realizado el camino desde Santiago hasta aquí, el Fin del Mundo.

Cada vez más peregrinos deciden seguir caminando hasta Muxía (ver etapa 4M), trayecto que está bien señalizado en ambos sentidos, y donde recibirán la Muxiana.

Para volver desde Fisterra en autobús disponemos de líneas regulares hacia Santiago y A Coruña, con varias frecuencias al día; también hay una conexión con Muxía, con trasbordo en Cee.

Además de sus templos gastronómicos, también será interesante visitar el fuerte o castillode San Carlos, del siglo XVIII y donde hay un pequeño Museo de la Pesca, y la iglesia gótica de Santa María das Areas, de los siglos XII-XIII (pasaremos frente a ella en el camino al cabo Fisterra).

Pocos saben que el inventor del futbolín, Alejandro Campos (1919-2007), era natural de Fisterra. Conocido también como Alexandro Finisterre, a los 17 años resultó herido durante la Guerra Civil, y en el hospital ideó un artefacto para que los niños amputados pudieran seguir jugando al fútbol, que pronto se popularizó. Tras la guerra se exilió a Francia, Ecuador y México, donde compaginó los inventos con la edición de libros y la poesía. La vida de este insigne republicano merecería una película: huyó de Guatemala tras ser secuestrado por la CIA, fue amigo de Picasso y del Che Guevara, y por supuesto no volvió a España hasta después de la muerte de Franco.

La llegada a Fisterra es la excusa perfecta para darse un homenaje comiendo una buena mariscada. En la zona destacan variedades como el longueirón (similar a la navaja, pero más largo y con valvas rectas), el lubrigante (bogavante) o el centollo, si bien el producto con más fama serían sin duda los percebes.

Pero si hay un fruto de mar que desde tiempo inmemorial simboliza el fin del peregrinaje ante el mar de Galicia, ése es la vieira, un molusco bivalvo emparentado con las ostras. En francés se las conoce como coquilles de Saint-Jacques, en latín Pecten jacobeus y en castellano veneras (en alusión a Venus, la diosa romana del amor, por su forma de vulva femenina). Las podemos degustar a la plancha, al foie, gratinadas, en tortilla, en ensalada, cortadas al estilo carpaccio… Pero sobre todo no tiréis su concha: sólo es preciso lavarla, practicar un orificio y colgarla de la mochila, reconvertida en icono amuleto jacobeo que certificará que hemos llegado al Fin del Mundo.

Cultura e Historia

Población marinera mundialmente famosa por los sucesivos naufragios de petroleros frente a sus costas, auténticas catástrofes tanto para el rico ecosistema marino como para la economía local. En el ámbito turístico, cabe destacar la iglesia de Santa María das Areas (siglo XII), de origen románico, y la playa de la Langosteira, con una extensión de tres kilómetros, donde se halla, a la altura de la localidad, el interesante cruceiro Cruz de Baixar.

Finisterre es la última sonrisa
del caos del hombre asomándose
al infinito.

Camilo José Cela (1916-2002).

Principales monumentos

Iglesia de Santa María das Areas; playa de Langosteira.

Fotos de Fisterra

fin-camino.jpg

Puesta de sol en Fisterra (Foto: A. Cabrera)
Puesta de sol en Fisterra (Foto: A. Cabrera)

cruz-baixar.jpg

Cruz de Baixar, a la entrada de Fisterra
Cruz de Baixar, a la entrada de Fisterra