elenagece
Imagen de elenagece

Camino del Norte en octubre

Alguien tiene experiencia haciendo el Camino en octubre? Me gustaría escuchar opiniones, temperatura, afluencia, etc. 

Gracias!

jmfernandez
Imagen de jmfernandez

Hola, yo voy a hacer el camino francés en octubre pero desde San Jean. Es mi primera vez y no te puedo dar muchos consejos, lo que si te puedo decir es por lo que me he documentado desde Marzo hasta el día de hoy ( entiendo que para el camino del norte será similar)

- El tiempo puede ser imprevisible por lo que se recomienda llevar algo de abrigo y equipo para lluvias, pero también hay que tener en cuenta que pueden hacer días de bastante calor.

- respecto a la afluencia, entiendo que será infinitamente menor que en junio, julio, agosto y primera de septiembre que es cuando más afluencia de peregrinos suele haber.

Esto permitiría "a priori" ir un poco más olgados en cuanto a reservas o plazas en albergues públicos.

- Como apunte, y aquí que me corrijan los expertos, es un camino con algo más de asfalto por lo que el calzado se recomienda algo orientado al mismo (obviando botas de montaña).

 

Por lo demás sólo puedo desearte buen camino y aprovechar también el hilo para estar al tanto sobre todo en temas de equipamiento para esas fechas.

 

Saludos.

Jilbert
Imagen de Jilbert

Hola Elena, yo lo hice y empecé a finales de Octubre del 2019, lo bueno es que es temporada baja y no vas a tener problemas de masificación ni de albergues llenos pero en esa época llueve mucho, te recomiendo que lleves chubasquero e impermeables.

  Al ser temporada baja algunos albergues públicos empiezan a cerrar a principios de noviembre pero aun así no tendrás problema, muchos están abiertos.

como experiencia propia a mi me encanto en hacerlo en esa fecha, ver el cielo gris, los montes verdes y los altos oleajes del cantábrico le dio un encanto especial al norte y la verdad aunque me llovió casi todos los días tampoco fue mucha molestia.

Espero que te allá servido de ayuda y buen camino :)

Bruno Leonés
Imagen de Bruno Leonés

A partir de mediados de octubre y prácticamente hasta Semana Santa se puede disfrutar el Camino como verdadera peregrinación más que como ruta de senderismo. En esos cinco meses se encuentran una serie de ventajas que compensan de sobra sus inconvenientes. Los excursionistas low cost desaparecen por completo por lo que la compañía que se encuentra en los albergues es bastante más cercana y el ambiente mucho más agradable. Incluso en los meses del invierno más profundo hay suficiente oferta de alojamientos por lo que un peregrino con cierta capacidad de adaptación se las puede arreglar. Las temperaturas no son tan extremas, en otoño desde luego son excelentes porque ya los fuertes calores han quedado atrás y los fríos intensos aún no han llegado. Los colores del otoño temprano en los bosques de caducifolios con mágicos y quien los sepa apreciar disfrutará unas jornadas maravillosas. A cambio hay que prever un equipo más completo pues se puede encontrar algún día realmente frío, sobre todo a causa del viento, y con casi total seguridad días de lluvia que puede ser intensa. Y eso obliga a tomar ciertas precauciones, no es lo mismo mojarse por un chaparrón veraniego, del que nos secaremos enseguida, que ir acumulando humedad día tras día si nos pilla un temporal de lluvias. Todo tiene solución, desde luego, pero hay que prever todas estas contingencias.
Buen Camino.