LUISSO
Imagen de LUISSO

ATAQUE DE PERROS

He hecho solo el Camino desde Madrid hasta Sahagún, continuando con el francés desde Sahagún hasta Ponferrada, y desde allí el de invierno hasta Laxe para terminar por la Via de Plata hasta Santiago, en total unas 30 etapas. De esas etapas, solo en las del Camino de Invierno he tenido problemas con los perros que andan sueltos, generalmente al cruzar pequeñas aldeas, campando a sus anchas, sin que sus dueños se preocupen de tenerlos atados, o bien en sus casas con las puertas de las fincas cerradas.

En concreto en la etapa Quiroga - Monforte de Lemos, al atravesar Carballo de Lor, me salió al paso un pastor alemán, que estaba atado (al lado izquierdo del camino) con una cadena, cuya longitud le daba la posibilidad de tapar el camino, ya que al otro lado había otro perro igual de poco amistoso atado con una cadena en similares condiciones.

Encontré allí parado a un peregrino ruso que no se atrevía a pasar y entre los dos, avanzando espalda con espalda y haciendo uso de los bastones como defensas conseguimos cruzar el paso.

Una pareja de peregrinos portugueses que hicieron parte de alguna etapa conmigo sufrieron el ataque de una jauría de  pastores alemanes en Vilanova de Camba, en la etapa de Chantada a Rodeiro, debiendo de llamar a la Guardia Civil que tuvo que enviar a una patrulla en coche para poder reducir a los perros y dejar libre el camino.

Comenté esta circunstancia en varias ocasiones en varios pueblos con vecinos y todos me aseguraron que  estos encuentros desagradables con perros era un problema recurrente, habiéndose dado el caso de peregrinos con lesiones por mordeduras. ¿No podrían intervenir las autoridades correspondientes, alcaldes, etc., para intentar que los dueños de estos animales los tengan debidamente custodiados dentro de sus fincas y/o casas, manteniendo eso sí, las puertas bien cerradas?

Es una pena que siendo un Camino precioso por su paisaje y recorrido haya que desaconsejarlo por este problema.