MJMADRID
Imagen de MJMADRID

CAMINO DESDE ASTORGA

Buenas tardes

Se que es una pesadez y estareis hasta las narices del mismo tema, pero es que quiero hacer en Julio el Camino desde Astorga.

Ya hice el Portugues por la costa pero fui con una amiga y ahora lo quiero hacer sola, pero he leído aqui y en otros lados que hay bastantes tramos de sube-baja, pues bien, aqui viene mi problema.

Hago rutas de senderismo y subir a mi ritmo subo donde sea, pero tengo muchiiiisiiimo vertigo en las bajadas con un cierto % de desnivel. Me tiene que dar alguien la mano o bajar agarrada a la mochila de alguien.

Y aqui estoy, debatiendome voy o no voy, y si me caigo y estoy sola, me llevo las botas goretex con suela Vibran que escurren menos, pero y si hace calor y se me cuecen los pies.

En fin, no se si podeis darne ideas o algo jaajajaaaaaa

Muchas gracias, saludos peregrinos. 

Pedro Martinez ...
Imagen de Pedro Martinez Carrasco

La bajada desde la cruz de ferro a el acebo es batante jodida mejo que la hagas por la carretera 

Indi177
Imagen de Indi177

Supongo que cuando hablas de vértigo en descensos con cierto % de desnivel te refieres a pasos expuestos, senderos estrechos con caída a uno o dos lados de fuerte verticalidad, vacíos en los que no se ve la ladera, o bajadas muy escalonadas con posibilidad de caída a cierto nivel.

Si es así no te preocupes, en el Camino Francés el paso más expuesto que vas a encontrar es vadear algún pequeño riachuelo pasando de piedra a piedra, si pierdes el equilibrio y caes te hundirás un palmo como mucho, lo que casi se agradece si hace calor.

Los descensos más pronunciados como el del Acebo solo son descensos, irregular y con piedra suelta que obliga a estar muy atentos a dónde apoyar los pies, pero sin desniveles a los lados. Nada que con estar muy atenta al sendero no puedas superar. Solo un pequeño tramo de ese descenso ya superado el pueblo de El Acebo es un corto zigzagueo por una ladera donde hay un poco de caída lateral, pero no impresiona. Si quieres disfrutar del paisaje te paras, miras, y sigues. El verdadero peligro de ese descenso es para las rodillas y tobillos, pues es bastante prolongado desde pasado Manjarín hasta Molinaseca. 

Si aun así, cuando llegues y lo veas te sientes insegura, al primer peregrino que pase y se lo comentes te acompañará y echará una mano donde lo necesites.

Buen Camino!