Contenido relacionado: Camino de Invierno

Muy bonita, realmente merece la pena. Pasas por zonas de Galicia no muy conocidas, pero muy interesantes y en otoño es espectacular. Además es el único camino que pasa por las cuatro provincias gallegas. Muchos tramos son muy solitarios, te tiras kilómetros y kilómetros sin ver un alma. Lo mejor, es lo poco explotado que está, la gente de los pueblos es muy abierta y están encantados de pararse a hablar, o ofrecerte consejo o alguna cosa.

Me ha gustado mucho, la prueba es que he repetido y pienso volver a repetir. Los paisajes son extraordinarios y la gente sumamente amable (se ve que todavía pasan pocos peregrinos y el personal no está maleado).