Etapa 2: Souraïde - Amaiur/Maya | Al Loro

Distancia: 
20,6 km
Duración: 
5 horas 30 mins
Dificultad: 
3
Paisaje/Naturaleza: 
4

Desde Espelette hay un itinerario, bien señalizado con pequeños adhesivos con una concha, que enlaza con el camino oficial en el Col de Pinodieta, sin necesidad de pasar por Souraïde.

Nota Septiembre 2019: En el Col de Pinodieta nuestro camino se cruza con otro Camino de Santiago recientemente señalizado, la Voie Nive-Bidassoa (de Saint-Jean-Pied-de-Port a Irún). Hemos de tener precaución de no seguir por error este camino, que toma una pista por la derecha de la D20.

A la bella localidad de Ainhoa llegamos después de superar un collado con magníficas vistas; vemos el Monte Larrún (905 m), de cima aplanada.

Hoy cruzamos la abandonada (afortunadamente) frontera franco-española a la altura de la carretera nacional; en el lado español hay numerosos centros comerciales, gasolineras, ventas, bazares… cuyos clientes son mayoritariamente franceses; se conoce como Dantxarinea, y pertenece al municipio de Urdax.

En Dantxarinea hemos de seguir la carretera hasta 100 metros más allá de la Venta Peio; a la altura de una casa solitaria tomamos un camino por la derecha.

Dormir en el pequeño pueblo de Urdax, para los que no tengan prisa, es una magnífica opción: por el maravilloso entorno, por la absoluta tranquilidad, por su monasterio y el albergue que acoge, y, también, por las interesantes grutas cercanas. Además, afrontar el ascenso al Puerto de Otsondo de buena mañana y descansados no es mala idea.

A la salida de Urdax afrontamos, por buenas pistas y en un recorrido básicamente boscoso, una de las subidas más duras del Camino de Baztan: el Puerto de Otsondo, que separa el Valle de Urdax y el Valle de Baztan. La subida, de 475 metros de desnivel, es fuerte en algunos tramos de su primera mitad.

En el Puerto de Otsondo hay una área de descanso con fuente, junto a la carretera nacional. Cruzamos dicha carretera para descender, primero por senda y más adelante por pista, al fondo del Valle de Baztan.

Los servicios intermedios de la etapa, con bares y restaurantes, los encontramos en Ainhoa, Dantxarinea y Urdax. En Urdax no hay supermercado (y los lunes cierran los bares), quienes duerman en esta pequeña localidad y quieran cocinar deben hacer la compra al pasar la frontera, en Dantxarinea.

Es un pueblo pequeño y agradable; con pocos pero suficientes servicios de restauración.

Desde 2016 el albergue municipal de Amaiur está cerrado y no hay previsión para su reapertura.

El Monasterio de Urdax se fundó en el siglo XII, ya entonces destinado por su comunidad religiosa a dar hospitalidad a los peregrinos.

Si hacemos noche en Urdax, podemos aprovechar la tarde para visitar la cercanas grutas de Urdax-Ikaburu (a 1,4 km del pueblo), con espectaculares formaciones de estalactitas, estalagmitas y un riachuelo subterráneo. Hay visitas guiadas cada hora hasta las 17:00 o 18:00, según la época, a 5 euros y 40 minutos de duración. En otras cuevas del municipio se han hallado recientemente pinturas rupestres del Paleolítico, con figuras de bisontes, ciervos y otros animales, así como herramientas de sílex. Si disponemos de tiempo suficiente, cabe la posibilidad de visitar también la cueva de Zugarramurdi, famosa por los akelarres de brujas que supuestamente se celebraban y por la película de Álex de la Iglesia, y que se halla a unos 4 km de la cueva de Urdax. Existe un camino circular que une las grutas de Urdax, Zugarramurdi y Sare (Francia), marcado con la figura azul de un pottoka, la raza de caballo-poni autóctona de estos valles pirenaicos.