Etapa 2A: Saint-Jean-de-Luz - Irún (por el interior) | Recorrido

Distancia: 
15,4 km
Duración: 
3 horas 45 mins
Dificultad: 
1
Paisaje/Naturaleza: 
2
Inicia sesión o regístrate para descargar el Track.

0,0

0,8 km

Salimos de Saint-Jean-de-Luz cruzando el puente de la carretera D-810 (pont Charles de Gaulle) sobre el río Nivelle, que nos deja en la vecina villa de Ciboure-Ziburu.

0,8

5,0 km

Tras cruzar el puente seguimos la acera junto al aparcamiento del puerto; al cabo de 100 metros está la bifurcación. Aquí se nos plantea la disyuntiva entre seguir el camino oficial (etapa 2A), o bien tomar la variante por la costa (etapa 2B): siguiendo el camino oficial, una pequeña flecha con una vieira nos invita a cruzar la calle y entrar en el casco antiguo de Ciboure a través de la plaza de la Tour d'Auvergne, donde tenemos una placa de Chemin de Saint-Jacques.

El trazado oficial por el interior sigue a lo largo de la rue Agorette y la rue Evariste Baignol, pasando junto a la cruz del antiguo hospital de Saint-Jacques; continuamos por la rue Loperena y nos incorporamos a la acera de la carretera D-810; la abandonamos al cabo de 90 metros por la rue Kafartenea, en ligero ascenso y que finaliza en un pequeño descampado, frente a un puente sobre la vía férrea. Atención aquí al sentido de la baliza, pues debemos retroceder unos metros a nuestra izquierda, por un tramo de gravilla y hierba; subimos unos escalones de piedra y continuamos junto a la valla de la carretera, cruzamos el puente sobre las vías del tren y al cabo de 120 metros giramos a la derecha, tomando el Chemin de Agorreta. Avanzamos por asfalto, atravesando una agradable campiña con casitas y prados; más adelante cruzamos la carretera D-913, rodeamos un camping y volvemos a la carretera a la altura del Château d'Urtubie; tras pasar junto a su entrada, iniciamos un tramo corto pero muy bonito entre dos hileras de plátanos de sombra. Volvemos al carril bici junto a la carretera D-810 y, sin dejarlo, entramos en Urrugne-Urruña.

5,8

7,1 km

Atravesamos el centro de la localidad a lo largo de la rue Bernard de Coral y superamos la iglesia de Saint-Vincent, de estilo renacentista y donde vemos un relieve con dos peregrinos en el tímpano sobre su puerta lateral. Seguimos de frente hasta cruzar la carretera D-810 con atención por un paso de peatones; aquí giramos 90 grados a la derecha, para tomar un camino de tierra que enseguida nos conduce a la Vieille Route d'Espagne (carretera vieja de España), pista de asfalto por la que avanzamos; al cabo de 350 metros pasamos junto a un caserón que albergó un antiguo hospital de peregrinos. Seguimos este trazado histórico durante 1,8 km, cruzando una bonita zona de campiña; el recorrido es intuitivo y sólo deberemos prestar atención a las señales o balizas en las bifurcaciones.

Tras un trecho –por desgracia corto– de ascenso entre robles por una vereda de tierra y hierba, volvemos al asfalto (Chemin de Postaenea) y desembocamos de nuevo en la carretera D-810, cuyo arcén seguiremos a la izquierda apenas unos metros; superamos de frente una rotonda (ojo, pues suele haber bastante tráfico), lugar donde arranca un camino de tierra en bajada (Nota septiembre 2020: Un peregrino nos informa que este camino está cortado por obras, y hay que seguir unos 800 metros por el arcén de la D-810 en un tramo peligroso). Aquí comienza un tramo muy bonito, en el que disfrutaremos de buenas vistas de los montes circundantes y sobre el valle del río Bidasoa, con las villas de Hendaye e Irún a cada orilla y el mar Cantábrico siempre en el horizonte.

Durante poco más de un kilómetro nuestro camino coincide con el trazado del GR-10 (el recorrido transpirenaico francés), hasta que ambos recorridos se bifurcan justo al volver al asfalto: mucha atención aquí, pues una baliza de madera con la vieira jacobea nos indica que debemos girar a la izquierda, en dirección opuesta a las señales rojas y blancas (que nos llevarían hacia la playa de Hendaye, punto de inicio –o final– del GR-10); tras 150 metros por una pista de asfalto giramos a la derecha, enfilando el Chemin d'Agoretta y la rue des Réservoirs que nos introducen en un barrio residencial de Hendaye-Hendaia.

12,9

2,5 km

Durante nuestra travesía urbana superamos varias pequeñas rotondas, pasando junto a un hipermercado y después ante el curioso pabellón de una piscina municipal, para incorporarnos finalmente a la rue de Santiago; ésta desemboca en la carretera D-811 (rue de Behobie), junto al pont de Saint-Jacques (puente de Santiago) sobre el río Bidasoa. Lo cruzamos por una de sus aceras laterales y entramos en España.

Nada más cruzar el puente, ya en el municipio guipuzcoano de Irún, las flechas y mojones jacobeos nos conducen hacia la izquierda, siguiendo la ribera del Bidasoa junto a un carril bici (bidegorri en euskera, que significa literalmente “camino rojo”, por el color del asfalto utilizado); entramos en el casco urbano por la calle de Santiago, con aceras amplias y árboles a lado y lado, superamos la iglesia de Nuestra Señora de Juncal, cruzamos la avenida de Navarra y llegamos a la plaza de San Juan, frente al ayuntamiento.

15,4