Etapa 29: Ostabat - Saint-Jean-Pied-de-Port | Al Loro

¿Terminaste el Camino? ¡Muchas felicidades! Ayúdanos dando tu opinión (en el idioma que quieras) sobre los alojamientos en los que has pernoctado: www.gronze.com/recomendar. Tu opinión, sincera y respetuosa, es muy importante para nosotros y para los futuros peregrinos, y sólo te llevará unos pocos minutos. Gracias y siempre Buen Camino.

Bucólica y acogedora localidad del País Vasco francés, de vívido testimonio jacobeo y merecedora de una pausada visita. La Porte de Saint-Jacques, su puerta norte, es Monumento Patrimonio de la Humanidad.

Otras edificaciones del máximo interés son: la Ciudadela (siglo XVII), la Prison des Evêques (prisión de los Obispos, siglo XIII) y la iglesia de Notre Dame du Bout du Pont (Nuestra Señora de la Cabeza del Puente, siglo XIII).

Desde la Rue de la Citadelle tenemos una bucólica y fotogénica panorámica del conjunto que conforman el río, las antiguas casas de estilo navarro que lo flanquean y los puentes.

Encontraremos productos para la jornada sin desviarnos del camino; alrededor de la Rue d’Espagne hay varias tiendas, charcuterías y panaderías.

En este enclave de los Pirineos franceses el queso es de una calidad extraordinaria: destaca el queso Ossau-Iraty, propio del territorio y que cuenta con Denominación de Origen. Si vamos con tiempo, merece la pena la visita a la cooperativa La Cave aux Fromages, una cooperativa de productores donde podremos encontrar zona de exposición y de venta.

El vino Irouleguy, elaborado en la zona y con larga historia (fueron las órdenes monásticas de Roncesvalles sus primeros impulsores en el siglo XII), es un preciado vino de montaña con fama creciente.