Etapa 13: Laredo - Güemes | Al Loro

Distancia: 
29,0 km
Duración: 
7 horas 15 mins
Dificultad: 
3
Paisaje/Naturaleza: 
3

Desde el Puntal de Laredo, dentro de la importante Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja, hemos de tomar la barca en línea regular a Santoña. Tiene una frecuencia de 10-15 minutos, un horario de 9:00 a 14:00-21:00 (depende de la época) y cuesta 2 euros (precio 2019). Del 10 de diciembre al 28 de febrero no hay servicio. Información: +34 942 605 903.

Entre las playas de Berria y Noja cruzamos por senda la pequeña colina de El Brusco (78 m), que nos regala dilatadas vistas de ambas playas.

Varios peregrinos nos han avisado del peligro que para ellos ha significado el sendero que sube y baja la colina de El Brusco: "El suelo está muy resbaladizo y hay zonas difíciles de pasar con la mochila, el camino es estrecho y lleno de piedras redondas y gastadas y nada donde agarrarte", "pasaje muy peligroso para los que tenemos vértigo", etc... A quien esto escribe no le pareció tan peligroso si se camina con precaución; de todas formas, la colina puede rodearse fácilmente por la izquierda, por carretera.

La variante por Colindres, bien señalizada, evita el paso en barco; en invierno es obligada, pero durante el resto del año tiene escaso éxito.

El camino rodea San Miguel de Meruelo por la derecha, para pasar por la bonita iglesia de San Miguel; si queremos usar los servicios de la localidad debemos cruzarla siguiendo recto la carretera. Luego, recuperamos el camino un kilómetro más adelante.

El albergue de Güemes (a 1 km del camino por un desvío bien señalizado) es el más singular y conocido del Camino del Norte: el Padre Ernesto Bustio, viajero empedernido y tenaz trabajador en pro de un mundo más justo, lo dota de un carácter fraternal.

A la salida pasamos por delante de la enorme prisión de El Dueso, con una historia, en algunas épocas tenebrosa, de más de 100 años.

Destaca la iglesia románica de Santa María del Puerto, a 500 metros del camino.

Sobresale la magnífica iglesia románica de Santa María de Bareyo, a 600 metros del camino (ver Recorrido).

Santoña es famosa por sus anchoas, como algunas de sus localidades vecinas. Es en esta localidad, no obstante, donde se encuentra el principal puerto conservero.

Destaca también el plato de marmita de bonito, el equivalente al marmitako vasco, a base de bonito, patata, cebolla y pimiento.

Noja es conocida por sus nécoras, pescadas de forma tradicional.